Ayuda economica para estudiantes mayores


Si tenes más de 40 años (40 inclusive) y estás estudiando en un establecimiento público o privado, en nivel primario, secundario, terciario o universitario ANOTATE y participá en un sorteo por $1000 (mil pesos) para tus gastos de estudio.

Descargá esta planilla :
Completala, escaneala y enviala a fisorganizacion@gmail.com y ya estás participando. O podés acercarte para anotarte personalmente a: Humberto Primo 2263, Capital. Ricardo Palma 540, Lomas de Zamora.

Tenés tiempo hasta el 30/09/2014. Entre todos los anotados realizaremos un sorteo (filmado que subiremos a esta página) y se conocerán 16 beneficiados, con quienes nos contactaremos para tramitar la ayuda económica.

#NuncaEsTardeParaEstudiar

Unirnos contra la represion

 El deporte nos dio una gran alegría este miercoles, justo el mismo dia que conmemoramos el 198 Aniversario de la Declaración de la Independencia Argentina. Ese día patrio de 1816 tuvo como base la reunión de congresales de todas las provincias, que mediante sesión en Tucumán votaron terminar con la dependencia de la entonces monarquía española. Ahora esa unión provincial se expresa en esta pasión deportiva, que de La Quiaca a Ushuaia festeja el pase de nuestro seleccionado de fútbol a la final de la Copa Mundial.

Con esa pasión que expresamos en cada actividad que realizamos, tenemos que ser concientes que la unión de todas las provincias debe continuar. Esa unión nos va a sacar a flote del difícil momento económico que nos plantean los "fondos buitres", y mirando a futuro entender que será el trabajo y aporte de cada uno lo que hará crecer a nuestro país, sin necesidad de endeudarnos más. Porque las deudas siempre traen complicaciones, y ahora lo padecemos.

La unión que demostramos por ejemplo para ir a festejar al Obelisco un triunfo en fútbol, puede provocar que se corten algunas calles, que se interrumpa el servicio de subte, que no pasen los colectivos en esa zona. Nadie se queja por tratarse de una alegría deportiva. Pero también debemos comprender y no quejarnos tanto de que algunos argentinos están en la triste situación de no tener trabajo o estar suspendidos, y para ser escuchados por las autoridades también pueden manifestarse en las calles. Ellos no piden palos ni gases lacrimógenos, ellos piden ser escuchados y tener respuestas a la falta de trabajo. En esto también tenemos que estar unidos. Unidos para decirle NO a la represión de los reclamos sociales. Apelar a la reflexión de los funcionarios a cargo. Que no gasten fuerzas en ver cómo limitar o desalojar las protestas sociales, sino que sus fuerzas se centren en solucionar esos reclamos.

Busquemos la unión en todas las áreas. Seamos compatriotas en el día a día. Que de esa manera, ahora que estamos tan cerca, podremos levantar la copa todos juntos.


Nuestros mayores no pueden esperar | Moratoria jubilatoria

El día 4 de junio el Gobierno Nacional anunció mejoras para los jubilados y adultos mayores. Una de esas medidas fue la universalización de la Tarjeta Argenta, con la ampliación de la posibilidad de crédito de 15 mil a 20 mil pesos, y que servirá además como identificación para los trámites de los jubilados. La otra medida, muy esperada entre miles y miles de argentinos, es una nueva ley de moratoria jubilatoria que ampliará el tramo para compensar aportes previsionales que no fueron ingresados hasta septiembre de 2003 (anteriormente era hasta septiembre de 1993).

La iniciativa ingresó como proyecto de Ley para ser tratada por el Congreso Nacional. Actualmente giró al Senado, a la espera de su tratamiento por las comisiones pertinentes. Y más allá de este gran avance, eso es justamente la preocupación que nos queda: la espera. Son años de sufrimiento de llegar a una edad avanzada y tener que lidiar con los trámites para jubilarse, y en ese camino confirmar que los años de aportes no alcanzan, que los años trabajados no fueron debidamente registrados, que los años de desocupación hacen estragos no sólo en el momento de estar desocupados, sino también cuando hay que jubilarse. Son años de movilizaciones realizadas por los mayores, (sí, por aquellos que muchos expresan que son la clase pasiva) por sus derechos, por mejoras en los haberes, por el 82 % móvil, y también por esas trabas que acentúan la injusticia ante quienes la situación económica los castigó laboralmente en su momento. Los jubilados marchan, quieran o no, porque existe una necesidad. Hoy en cifras se habla de unas 470 mil personas con edad para jubilarse, pero que no llegan a los aportes. Esas personas no pueden esperar más.

El propio gobierno reconoció que el problema del trabajo informal es uno de los que más afectan a los argentinos. Alzan la bandera de tener un bajo desempleo en estadísticas, pero cuando ingresaron y aprobaron en el Congreso proyectos contra el trabajo en negro es porque había una deuda por saldar. Indirectamente asumían que 1 de cada 3 trabajadores, lo hace de manera informal; que la subocupación es precarización laboral y que los más afectados por esta precarización son los jóvenes. Pero los mayores a larga también lo sufren. Trabajar en negro es no tener obra social, y también es no tener aportes. Cuando les llegue el momento de jubilarse, los jóvenes y adultos de hoy sentirán la impotencia de que su trabajo no fue reconocido. Por eso es necesario tratar informalidad laboral y previsión social, a la par.

El bloque Frente por la Inclusión Social tiene llegada a centros de jubilados del coburbano bonaerense y en Capital Federal. Sus referentes, junto a Ramona Pucheta han participado de infinidad de movilizaciones por los jubilados. Es parte integrante de la Comisión de Adultos Mayores en Diputados. Por eso desde nuestro espacio entendimos que ese era uno de los temas a consultar en la última sesión informativa brindada por el Jefe de Gabinetes, Jorge Capitanich. Fue ese 4 junio, cuando la Diputada Pucheta preguntó si había alguna iniciativa prevista para este sector de la población que no podía acceder a la jubilación; y en específico que posibilidades había de ampliar el tramo para moratoria jubilatoria. Capitanich adelantó que estaban analizando todos los casos, expresó unas 300 mil personas afectadas por esa situación, y que una iniciativa dependía exclusivamente de la Presidenta, que por el momento no podía adelantar más. Eso fue al mediodía. A la tarde noche, era la propia Cristina Kirchner la que anunciaba el proyecto para una nueva moratoria jubilatoria.

Las casualidades sorprenden, pero no hay sorpresas. Como sector social y político hay que estar a la par de las necesidades de la gente. Por más que el gobierno es otro, las agrupaciones políticas deben proponer mejoras de gestión es cuestiones concretas, y no sólo quedarse en discursos y frases para las cámaras de televisión. En líneas generales podemos pedir mejoras para los mayores, pero pedir esa ampliación para moratoria jubilatoria es algo concreto que no puede esperar más. Y decimos esto porque fueron muy pocos los diputados y diputadas que abordaron esta cuestión y la de una reforma previsional igualitaria y justa.

Estamos a disposición de trabajar la iniciativa. En estos temas no hay mundial de fútbol, ni fondo buitre que pueda postergar nuevamente esta discusión. El gobierno ya hizo acuerdo con Repsol, con el Club de París, y está preocupado por los fondos buitres. Los recursos hay que defenderlos; pero cuando se trata de nuestros mayores, ellos no pueden esperar más, porque la vida no es eterna.

De lo vecinal a lo nacional | Nota Ramona Pucheta

La hoy diputada nacional por Buenos Aires, Ramona Pucheta, vive desde hace más de 30 años en una humilde ciudad del conurbano bonerense: Villa Albertina. No es casualidad que luego de 17 años de militancia social, de gestión por los sectores más necesitados ante los distintos organismos, de su participación en elecciones y su consagración como legisladora nacional en 2011, siga viviendo en el mismo lugar. La relevancia de su cargo no la ha llevado a la elite de políticos, no porque no pudiera, sino porque aún se siente como cualquier ciudadano común, como un vecino más en Lomas de Zamora, en sus recorridos por otros barrios, en alguna actividad institucional, en donde sea, siempre como una más.
La elite de políticos en cambio son como fantasmas, aparecen y desaparecen. Desaparecen detrás de vidrios polarizados, y aparecen antes las cámaras de televisión. Desaparecen de sus oficinas cuando hay reclamos, pero aparecen en sus mansiones para descansar. Hasta en las actividades partidarias son como estrellas de TV que vienen para el último discurso y se van antes de que la gente pida un autógrafo o foto.

Ramona no piensa así. En muchos actos que ha realizado se acerca gente a preguntar “¿dónde está la diputada?”, mirando al frente, o hacia lo alto de algún escenario; pero la diputada estaba al lado, conversando con algún compañero, en el lugar que le gusta estar.
Ese es el vecinalismo que promueve. El trabajar y pedir por el que está cerca, el que está a su lado, con el que comparte la cotidianeidad de vivir, y si alguien que no conoce le pide ayuda, al menos escucharla e ir conociéndola, para en un futuro conseguir cosas juntos.
Esa actitud llevada a lo nacional, también puede aplicarse. Porque desde Buenos Aires, trabajar y pedir por su provincia y por las provincias vecinas, las provincias cercanas, es una buena forma de defender los intereses nacionales.

El respeto y el trabajo en común es la ideología nacional que quiere fortalecer desde su banca. No el nacionalismo para pelearse con otros países, para ver quién ganó más guerras, para ver quién exporta e importa más productos, o para ver quién tiene más tierras. El nacionalismo que quiere es el de la unión, el del respeto entre hermanos, la convivencia de provincias, de dialectos, de costumbres, el respeto y buen uso de los recursos naturales a nuestro alcance. Eso es nacionalismo vecinal.
No tiene sentido que nos unamos sólo cuando se nos viene una guerra, cuando hay una competencia deportiva mundial o cuando hay alguna catástrofe. Hay que estar unidos siempre. La unión vecinal nos va a proteger de la delincuencia, de mejorar los precios entre cliente y almacén, de sacar del barrio al que trae drogas, explotación sexual, explotación laboral. Para eso debemos estar unidos. Eso es ponerse la camiseta.

Con su nueva organización, el Frente por la Inclusión Social, la Diputada Pucheta pone en práctica el debate que muchos políticos y militantes se dan, cuando unos argumentan que la política es más importante que la acción social, y otros al decir que hacen acción social, pero que la política no les importa. Pucheta toma ambas vertientes: la política que no se desarrolla para ayudar a quien lo necesita, no sirve para nada. Y la acción social y solidaria que no cuestiona las condiciones y decisiones que llevan a que haya gente necesitada, tampoco sirve, porque se estará en esa situación permanente de ayudar a los que sufren por malas decisiones políticas. Lo ideal es participar en política, proponerse para cargos políticos que otorguen responsabilidad de decisión , de cambiar las condiciones sistémicas que están fallando, y a la vez, ayudar a quien lo necesita.

El Frente por la Inclusión se organiza en centro comunitarios, donde pueden juntarse los jubilados para recibir atenciones de salud, asistencia alimentaria, para que los desocupados puedan tramitar algún subsidio, los trabajadores organizarse como cooperativas o los jóvenes sean parte de talleres educativos. Esa lógica de agrupación y actividades, si bien la comparten muchas otras organizaciones, no son ámbitos cotidianos para gran parte de los políticos del ámbito nacional. Ramona Pucheta, como puede, distribuye su vida entre la familia, entre la actividad parlamentaria y entre los vecinos. Esos vecinos que solo puede escuchar cuando va a alguno de los centros y cara a cara charlan sobre las penurias de los jubilados cuando no llegan a fin de mes, de por qué no se cumple el 82 por ciento móvil, si es una lucha de años de miles y miles de argentinos, y es lo que les corresponde por tantos años de trabajo. Allí puede escuchar a las madres que no entienden de peleas entre gobierno y supermercados, y sólo quieren alimentar a sus hijos de la mejor forma. Escuchar al mayor de 50 años, que está con la impotencia de no conseguir trabajo y no estar en edad de jubilarse; peor aún si está en edad de jubilarse, pero no llega con los años de aporte por culpa de años y años de desempleo y trabajo en negro. Para escuchar a los jóvenes que no entienden por qué no reparan su escuela, por qué su maestro que lo ayuda en su futuro gana tan poco aún, por qué ciertos políticos piensan más en cárceles, en castigos, antes que pensar en actividades culturales, musicales y deportivas de acceso libre. ¿No es mejor poner un campo deportivo gratuito, antes que poner un campo para hacer la colimba?


Y aunque sea actividad legislativa, Ramona hace lo posible para mezclar lo nacional y lo vecinal. Por eso el pasado 9 de junio celebró el Día del Periodista en el Congreso condecorando la labor de radios comunitarias, de periodistas locales y regionales, a la par de periodistas más reconocidos, como Fanny Mandelbaum, Eglis Giovanelli, Guillermo Andino, Jorge Jacobson y Julio Bazán, entre otros. Todos en el mismo escenario. O mientras algunos políticos piensan en llenar estadios con sus actos, la diputada Pucheta prefiere acompañar a un grupo de vecinos que se juntó en el Cabildo el 11 de junio a conmemorar justamente, el Día del Vecino.
No es mejor política la que es más famosa, o la que da más rating; mejor política es la que más escucha y más trabaja.

Mencion al periodismo nacional y regional



Finalmente se celebró en Diputados el Día del Periodista por iniciativa de la Diputada Nacional Ramona Pucheta. En el ámbito nacional se distinguió la trayectoria de Fanny Mandelbaum y de Jorge Jacobson, a Gonzalo Bonadeo y Eglis Giovanelli por su labor en Deportes, a Adrián Paenza y María Laura Santillán por su labor en Interés General, a Agustín Alvarez Parisi y Laura Serra por su labor en el ámbito parlamentario, a Guillermo Andino y Julio Bazán por su labor periodística por la inclusión social..
A su vez, y por el distrito que representa la diputada Pucheta, se distinguió a periodistas del ámbito provincial y representativos de sus municipios: María Estela Bordón de Florencio Varela, Alejandro Córdoba de Lomas de Zamora, Hernán Cohen de Gral. Rodríguez, Delia Godoy de San Nicolás, Susana Scandali de Mar del Plata (recibido por su colega Daniel Parcero) y Hector Reynoso de Florencio Varela.
En medio de las distinciones individuales, hubo dos reconocimientos grupales por trabajo periodístico original, comunitario y autogestionado llevados adelante por Radio La Colifata y el programa Radio En Construcción.

FOTOS Y TRAYECTORIA DE LOS DISTINGUIDOS EN FACEBOOK.COM/FIS.ORG